miércoles, 30 de mayo de 2007

VIAJE A HANSALA por Chus Gutierrez

A principios de Diciembre del 2006 fui por primera vez a Hansala. Estaba terminando el guión de mi próxima película: “Retorno a Hansala” y era la ultima etapa de mi camino en la escritura.

Durante cuatro días compartimos la vida de la gente de Hansala y en especial de la familia de Said que nos acogió en su casa y nos brindo, con una naturalidad olvidada, su cálida hospitalidad. En Hansala son pobres, no tienen nada de lo que a nosotros nos parece “imprescindible” para vivir pero sin embargo en casa de Said hay muchas mantas y mucho suelo donde tirarse a dormir. En Hansala son pobres pero la comida que hay se comparte y se comparte el tiempo y la curiosidad de conocerse, de comunicarse a través de gestos, de miradas, de sonrisas.

En casa de Said nadie tiene espacio propio, los espacios son colectivos, no existe un rincón tuyo o mío. Los espacios son diáfanos, habitaciones vacías con el suelo cubierto de alfombras para sentarse, y todo se transforman según la necesidad del momento. Una pequeña mesa aparece y desaparece a la hora de comer. Unos cojines apilados se reparten a la hora de dormir y las mantas, montañas de mantas que hablan de la hospitalidad, una persona, una manta.

En casa de Said nunca se sabe quién va a llegar. La puerta está abierta y en cualquier momento puede llegar una visita, un familiar, un amigo. Siempre hay un té caliente que te recibe y un trozo de tiempo que regalar al que llega.

Con mi mente occidental y consumista observar todo esto me produce un caudal interminable de preguntas y contradicciones. Preguntas sobre el verdadero sentido de la vida, sobre la utilización del tiempo, sobre la necesidad de soledad en estas vidas comunitarias y como no, mi cerebro de pensamiento único tiene un montón de ideas de como organizar la vida de toda esta gente, de como mejorar lo que veo...Y como El Americano Impasible en la novela de Grahan Greene, mi prepotencia me traiciona. ¿Quién ha dicho que el profundo sentido de la felicidad, de la dignidad, de la humanidad del ser sean patrimonio de ninguna cultura, de ninguna forma de vida concreta?

Tras este viaje descubrí que trasmitir lo más sencillo, el peso de la vida en Hansala, iba a ser mi mayor reto creativo.

7 comentarios:

Sergio dijo...

Estoy encantado con esta película. Y más aun por los casting que se han realizado en Algeciras. Tengo cierto orgullo en saber que una de las actrices realizó su casting aquí horas antes de que realizara una obra de teatro. Suerte y ánimo María. Me gustaría contactar con alguien de la dirección o producción de la película. Quisiera tener la posibilidad de entrevistarme con Chus Gutierrez. Soy redactor de la revista La Novena, y estamos interesados en realizar un reportaje de la película. Muchas gracias.
Mail: sergiofersanz@gmail.com

cris dijo...

Me encantaría formar parte de su equipo técnico en el rodaje de Viaje a Hansala. Soy ayte de figurinista, ambientadora, sastra de rodajes y sería un placer colaborar con un proyecto tan comprometido como es el abandono de los hogares y las familias a cambio de "encontrar" una vida mejor. Muchas gracias.
Cristina Martínez 626539419
Mail: loscorreosdecris@hotmail.com

Anónimo dijo...

Felicidades por el premio especial del jurado de la 53ª Semana Internacional de Cine en Valladolid.

Anónimo dijo...

GATITO LINDO dijo:
RETORNO A HANSALA de Chus Gutierrez es para mi la mejor pelicula de este año. No entiendo como peliculas como esta, que son premiadas en cada festival que se presentan, no obtienen mas nominaciones. Yo la vi en la SEMINCI (premio del Jurado) y me encantó. Gracias Chus Gutierrez, por hacer peliculas libres y fuera de encasillamienos. SUERTE para el equipo de RETORNO A HANSALA ¡¡¡y que se lleven todos los Goyas!!!!

Anónimo dijo...

Muchas felicidades por esta pelicula me ha parecido de un gran interes social, y conmovedora por la interpretación que hace en ella la joven actriz Farah.

Anónimo dijo...

Una película fantástica. Muy emotiva. Gracias.

Peter dijo...

Buena película. Sencilla, contenida, creíble.

No puede obviar los maniqueismos del Guardia Civil a cara de perro o la falta de profundización e las estructuras rurales de Marruecos. El buenismo del paraíso perdido que no se cree nadie. Vamos, algo así como reivindicar la España rural de los años 40-50.

Felicidades de cualquier modo.